Surface 2 y Lumia 2520

Lo de Microsoft con las Surface no tiene nombre: hoy se pone a la venta la Surface 2 (y la Surface 2 Pro) en la mitad del mundo, y hoy mismo ¡¡NOKIA!! presenta el Lumia 2520… un producto que compite directamente con la Surface 2, pero con mejor batería y ¡con conectividad 3G/LTE!

Uno de los elementos que falta en una Surface es la integración de un módulo para conectividad móvil. Nokia lo da ahora en este producto de serie. Pero lo curioso es la simultaneidad de los dos eventos: Microsoft hoy comienza a vender su Surface 2, y Nokia presenta los nuevo Lumia… entre ellos un competidor directo del primero: la Lumia 2025.

La historia de los errores de Microsoft con la Surface es todo un culebrón: hacen un producto magnífico, y todo el mundo, incluyendo Microsoft (y yo mismo), reconocen que los errores vienen más bien por el marketing y la forma de venderlo que por el producto en sí mismo. En este post anterior me preguntaba si la nueva evolución borraría esa mala imagen que había tenido la Surface. Pero ahora pasa esto, ¡el día del lanzamiento comercial!

Lo curioso es que se supone que Microsoft había comprado Nokia… ¡vaya metedura de pata! ¿o se me escapa algo?

Yo personalmente estaba pensando seriamente en adquirir una Surface 2… Ahora esperaré a la Nokia para tener conectividad móvil y más batería.

Anuncios

Microsoft compra Nokia… crónica de una compra anunciada

Hoy nos despertamos con la tormenta en las redes sociales anunciando que Microsoft finalmente adquiere Nokia (realmente sólo la división de dispositivos y servicios móviles… vamos… que a Nokia se la traga literalmente Microsoft).

ballmer-elop

Particularmente no me ha sorprendido en absoluto; ya era una operación que se veía venir desde que Microsoft colocó su topo Stephen Elop al frente de la compañía en 2010 y era sólo el siguiente paso. Hay que recordar que Nokia estaba al borde del desastre total y Microsoft aprovechó la coyuntura para hacerse con la compañía sin desembolsar ni un solo euro, al menos nominalmente; con un acuerdo para que Nokia olvidara a su Symbian, Meego y sobre todo a Android. Todavía recuerdo las famosas declaraciones de Elop: “LA PLATAFORMA ESTÁ EN LLAMAS” en febrero de 2012 en un comunicado interno a los empleados de Nokia.

nokia en llamas

De esta forma, Microsoft podía colocar su sistema operativo móvil Windows Phone sin necesidad de meterse a fabricante de dispositivos. En febrero de 2011 Elop anunciaba que Nokia se aliaba con Microsoft y dejaba de lado la otra gran posibilidad: montar Android en los nuevos dispositivos. La cosa ya estaba muy clara.

Ahora, se cierra el círculo: Microsoft adquiere la parte significativa de Nokia por 7.200 millones de dólares… ¡una auténtica ganga! Y de paso, Stephen Elop se posiciona como futuro CEO después de la salida de Ballmer. Como analiza con mucho acierto Enrique Dans en su blog, Microsoft ha hecho el negocio perfecto: coloca a su directivo-topo en la compañía, la deja a muy buen precio y ahora, finalmente, se hace con ella (procesos de fabricación y patentes incluidas).

Otro aspecto a considerar es el hecho de que otra empresa bandera de Europa, queda en manos de un gigante americano. Ya veremos qué pasa con los empleos, la tecnología propia, etc. Pero es de justicia decir que Nokia en 1999 era la empresa europea con mayor capitalización bursátil, pero la pésima gestión la llevó a pasar de tener el 50% del mercado de Smartphons a tener apenas el 4%…¡con lo que muy bien muy bien.. no les iba! De hecho, algunos especialistas independientes apostaban a que era la única opción posible o, al menos, la más ventajosa para Nokia.

También recomiendo la lectura del post “urgente” de José M. Alarcón donde da su visión sobre este tema. Como siempre, muy analítico y tocando todos los puntos calientes del asunto.

La conclusión: Microsoft se parece un poquito más a Apple y ya tiene su teléfono y su sistema operativo. Ya veremos si dentro de un par de años, ¡como mínimo!, el Microsoft Lumia o como se llame, consigue arañar cuota de mercado realmente. Si no es así, Microsoft lo va a pasar muy muy mal.