Hay que ser justos con Windows 8: el primer sistema convergente

Se leen muchas críticas a Windows 8, el último sistema operativo de Microsoft. Muchas de ellas son acertadas y ajustadas a criterios razonables, pero también es de justicia mencionar y analizar las virtudes de este sistema operativo.

En primer lugar es necesario agradecer la apuesta valiente (¡sí, valiente!) de Microsoft con una interface completamente nueva que pretende de verdad conseguir la convergencia de esos dos mundos cada vez menos separados y condenados a la unión total: tablet y PC. Personalmente llevo mucho tiempo diciendo que la compañía que consiga unir de verdad los sistemas operativos de todos los dispositivos como son smartphones, portátiles/tablets/híbridos, y PCs habrá conseguido ponerse en ventaja respecto a las demás. El usuario profesional lo que desea es la ubicuidad de la información, una sola configuración de aplicaciones, una única forma de “logarse” en los distintos servicios online y redes sociales, y que todo esto se haga igual ya sea en un móvil, en una tableta, en un portátil o en un PC de escritorio clásico.

De forma errónea yo había vaticinado que sería Google la que alcanzaría este hito, haciendo converger su Android y su pseudo-sistema para Chromebooks (ChromeOS). Esto parece que no va a ser así por el momento. Y, bueno, de Apple ni hablemos… no merece la pena perder el tiempo.

Pues bien, ha sido Microsoft quien ha dado primero en este aspecto; al menos en la parte que tiene que ver con tablets/híbridos y PCs (falta la otra parte de la ecuación: los smartphones). Es verdad que todavía falta mucho; Microsoft tiene que trabajar todavía muy duro con su Windows 8 y sus futuras versiones para conseguir que la experiencia del usuario sea realmente una sola. Pero la sola intención de dar el siguiente paso con su Windows Phone (por cierto un muy buen sistema para smartphones) y “acercarlo” lo máximo posible al ecosistema Windows 8 (o Windows RT, da exactamente igual) ya nos dice por dónde va la intención de la compañía y, en ese aspecto, creo que no queda más remedio que aplaudirlo.

Windows 8 tiene, y tendrá durante bastante tiempo aún, varios problemas, y no menores:

  • Desde el punto de vista del usuario desktop “puro”, se ve como un sistema “irrelevante” porque el usuario va directamente al escritorio clásico que es donde tiene sus aplicaciones de trabajo tradicionales. Personalmente creo que esto es algo del pasado, pero todavía hay un gran número de usuarios con este perfil.
  • La tienda de apps de Windows Store NO tiene el suficiente número de aplicaciones de calidad para que los usuarios puedan elegir. En este punto Microsoft debe, sí o sí, apoyar decididamente a la comunidad de programadores, y abrir mucho más los procesos de homologación de apps.
  • La política de alianzas con los integradores Hardware ha sido peor que mala. Parece que esto va cambiando poco a poco, pero todavía hay muchos fabricantes importantes que NO confían en Microsoft. El lanzamiento de la Surface, junto a las declaraciones de Ballmer  haciendo amigos como ASUS, HP, ACER, etc., han hecho mucho daño.
  • Las decisiones de marketing sobre Windows RT han creado una idea en el público no-técnico demasiado farragosa, y por tanto difícil de explicar. Es increíble que todavía haya personas que se mueven habitualmente en el mundo Windows, y sin embargo, sigan prefiriendo un iPad a una Surface RT o similares.

Windows 8 es el embrión de algo que tiene grandísimas ventajas; es cierto que todavía la falta madurez, pero sería muy injusto no reconocer que la dirección es la adecuada. La tendencia en el mercado es clarísima: los PCs clásicos están dejando paso a los dispositivos híbridos como los ultrabooks convertibles, o directamente siendo sustituidos por dispositivos tipo tablets. El número de este tipo de usuarios es cada vez mayor (sólo hay que ver la caída de ventas en el mercado del PC clásico); y esto es así, no porque los usuarios renuncien a la potencia de un PC, sino por todo lo contrario: los equipos convertibles con Windows 8 son comparables en potencia a un PC para un enorme número de usuarios.

Imagen ImagenImagen Windows8Tablet8

Además, si tenemos en cuenta que la experiencia de usuario en Windows 8 con un equipo táctil es realmente buena, que puede ser convertible inmediatamente en un ultrabook y que, además, puede perfectamente ser utilizado como equipo principal desktop, podemos concluir fácilmente que este tipo de sistema tiene que ser un éxito. Pensemos además en los servicios que alrededor de este nuevo paradigma se están haciendo fuertes (muy fuertes) en Microsoft; los dos principales son Office 365 para disfrutar de la herramienta de productividad por excelencia, y Skydrive para conseguir que tu información viaje contigo (esta última todavía requiere de bastante trabajo para que resulte óptima).

Por tanto, desde el punto de vista del sistema como herramienta para el usuario, y no como obra de ingeniería abstracta, creo que Microsoft tiene todas las de ganar en este sentido; siempre y cuando se hagan las cosas escuchando a los usuarios y no tanto a los mercados.

Anuncios

Portátil, Ultrabook, Convertible, Híbrido, Tablet… ¿qué es cada cosa?

Al hilo del anterior post sobre la Surface 2, me ha surgido la necesidad de aclarar un poco las definiciones de los distintos dispositivos móviles (sin entrar en los Smartphones, por supuesto). Tarea nada fácil, por cierto. Por ello advierto desde el principio que este post no es más que un pequeño resumen donde se habla de todo un poco, pero sin la intención de ser exhaustivo ni mucho menos dogmático.tablets varios

Portátil/Laptop

Quizá este sea el término más conocido, ya que existen portátiles desde hace mucho mucho tiempo. Sin embargo, la llegada de distintos formatos a este mundo ha obligado a la segmentación correspondiente y, por tanto, a etiquetarlos de alguna forma. Haciendo un esfuerzo literario se podría decir que un portátil es un equipo completo, transportable fácilmente, con cierta autonomía y en contraposición a un equipo de escritorio pero que podría realizar todas las mismas tareas que estos últimos. Definición muy genérica, pero que englobaría a todas las categorías siguientes excepto algún tipo de tablet, por lo que deberemos ir especializando la definición.

Ultrabook

Este tipo de portátiles se caracterizan por ser extraordinariamente ligeros y delgados. Son relativamente recientes y es interesante apuntar que el término “Ultrabook” fue solicitado como marca registrada por Intel en el año 2011, para competir con el MacBook Air de Apple. Sin embargo, el término ha pasado a ser de uso común para hacer referencia a este tipo de ordenadores, a pesar de que pueden albergar procesadores y chipsets de otros fabricantes, como AMD o NVIDIA.

Aunque Intel declaró una serie de características concretas para su especificación, realmente podríamos destacar:

  • Grosor por debajo de los 21 mm
  • Procesadores de bajísimo consumo. Actualmente la 4ª generación Haswell de procesadores cuenta con una TDP de 15W (los últimos anuncios recientes hablan incluso de 4,5W… aunque creo que deja de ser publicitario más que real
  • Almacenamiento de estado sólido (SSD), y suelen tener capacidades limitadas entre 128-256 GB
  • Conectividad Wifi (opcionalmente conectividad 3G/LTE)
  • Suelen estar en el rango de 11 a 13 pulgadas
  • Actualmente se están incluyendo pantallas táctiles para aprovechar las características de Windows 8. En el mercado hay muchos ultrabooks, incluso de gama alta, que no montan pantallas táctiles

Actualmente la referencia son productos como el MacBook Air, Sony VAIO Serie T, Toshiba Kirabook, Samsumg Serie 9 y similares. El precio de estos dispositivos suele ser alto, sobre todo si queremos características profesionales. Otro de los puntos que influye mucho en su precio es que los fabricantes vuelcan todos sus esfuerzos de diseño para hacer productos muy atractivos y eso normalmente se paga.

En los últimos meses se está viendo la llegada de muchos fabricantes a este segmento intentando conciliar las características de gama alta con precios más ajustados. De hecho, mi opinión es que en pocos años (muy pocos) todos los equipos portátiles, excepto algunos equipos de uso muy específico, serán ultrabooks y la estandarización de los componentes hará que los precios se ajusten de forma natural en la gama más económica.

Tablet

Este tipo de equipos se pueden definir como dispositivos táctiles que NO necesitan teclado ni dispositivos tipo ratón o trackpad , y que por tanto se pueden manejar sólo con los dedos o con un lápiz (stylus). Me referiré a tablets de tamaño rondando las 10 pulgadas, ya que la oferta actual del mercado va desde las 7 pulgadas como la Nexus 7 (con Android) o Toshiba Encore 8 pulgadas (con Windows 8) hasta las 20 (ver injertos tipo Sony Vaio Tap, aunque este podría ser más bien un equipo All-in-One).

Evidentemente este tipo de dispositivos son los más portables y donde hay una variedad enorme en todos los niveles:

  • por sistema operativo: Android, iOS y ahora Windows 8 (RT y PRO). Windows 8 RT es el sistema operativo para arquitecturas ARM y Windows 8 Pro para arquitecturas Intel.
  • por tamaño: desde las 7 pulgadas hasta las 12 de los anunciados nuevos Galaxy Tab. Es interesante ver cómo los fabricantes, por ejemplo Samsung, presentan dispositivos como la Galaxy Note 8.0 con potencia y funcionalidades realmente sorprendentes en tan solo 340 gramos.
  • por plataforma/arquitectura: ARM o Intel. Este punto es muy importante ya que las tablets con arquitectura Intel son dispositivos en los que potencialmente se podrían ejecutar todas las aplicaciones que se ejecutan en un portátil o equipo de escritorio. Sin embargo, se penaliza muchísimo la autonomía. Las tablets con arquitectura ARM tienen fácilmente entre 2 y 3 veces la autonomía de una tablet Intel x86. La nueva arquitectura Haswell de Intel promete aumentar hasta un 50% la duración actual de las baterías llegando hasta 6-8 horas (algunos fabricantes anuncian autonomías de hasta 12 horas.. ¿?), pero aún no es suficiente para compararse con tablets de arquitectura ARM o incluso las nueva Intel Atom.
  • y, por supuesto, por las propias características de los dispositivos: Micro, RAM, tecnología de pantalla, resolución, etc.

Hace unos años Apple reinventó la rueda y lanzó el iPad; fue un bombazo tremendo. A partir de aquí nacieron un auténtico universo de dispositivos de un gran número de fabricantes que querían copiar el iPad. Google encontró grandes aliados en los fabricantes, sobre todo asiáticos, que querían subirse al carro y propuso Android como el sistema perfecto para gobernar estos dispositivos fundamentalmente dirigidos al consumo doméstico o al profesional de perfil bajo (leer el correo, navegar por Internet, manejar las distintas redes sociales, revisar documentos y poco más).

Como últimamente suele ocurrir, Microsoft llegó tarde a estos acontecimientos, y primero diseñó un sistema operativo para dispositivos táctiles como Windows 8, pero no tuvo la acogida necesaria por parte de los fabricantes. Quizás no le hicieron mucho caso porque sabían que tenía en perspectiva lanzar una tablet propia: la Microsoft Surface; ahora se ha anunciado la nueva generación de estos dispositivos:

  • Surface 2. Con Windows 8.1 RT, arquitectura ARM, Micro NVIDIA Tegra 4, 4 GB RAM y ranura microSD de hasta 64 GB.
  • Surface 2 PRO. Con Windows 8.1 Pro, arquitectura Intel Haswell, Micro Intel Core i5 hasta 8 GB de RAM y SSD, probablemente de hasta 256 GB… ¡un auténtico equipo para ejecutar cualquier aplicación Windows en un dispositivo de 10,6 pulgadas y menos de 900 gramos de peso!

Como nota de última hora y para resaltar la importancia que tiene el mercado de tablets, IDC acaba de anunciar que, ya este final de año, la venta de tablets superará por primera vez a la venta de PCs.

Convertibles o Híbridos

¿Qué es un convertible? ¿un tablet que se puede convertir en un ultrabook? ¿o un ultrabook que se puede convertir en un tablet? Lo siento! No tengo respuesta, o mejor dicho, ¡mejor no responder a esa pregunta; no es necesario!

Francamente creo que TODOS los dispositivos móviles acabarán siendo híbridos o convertibles; tener la característica de, en un sólo dispositivo, la movilidad máxima que ofrece un tablet y, al mismo tiempo, toda la potencia que ofrecen los ultrabooks, es algo que todos queremos.

Actualmente estamos viendo a los fabricantes “inventar” formas de aunar tablet y ultrabook mediante los mecanismos más variados; sin embargo, parece que la dirección que lleva el mercado es,

  • o bien, acoplar un teclado a un tablet autónomo en sí mismo. Este teclado normalmente hace las labores de docking station agregando más puertos, incluso batería añadida, pero aumentado el peso. Esto tiene las ventajas de poder trabajar sólo con el tablet de forma independiente, con lo que conseguimos mantener el peso mínimo, dedicar el teclado a ensamblar los puertos típicos a los que un usuario no quiere renunciar como Ethernet, DisplayPort, USB 3.0. Como por ejemplo el Samsung ATIV Smart PC Pro o el Fujitsu Stylistic Q702

fujitsu stylistic

  • o bien ensamblar de forma fija un teclado al dispositivo permitiendo esconderlo mediante algún mecanismo de giro, algunos de lo más curioso. Esto tiene la ventaja de que el equipo siempre viaja con el teclado, pero añadimos el peso del teclado siempre (no es posible dejarlo aparte) por lo que el uso como tablet se puede ver penalizado. En cualquier caso existen ejemplos de productos muy logrados y que han tenido un gran éxito como el Lenovo Yoga o el Sony Vaio Duo (ambos en versiones 11 y 13 pulgadas)

lenovo yoga

Conclusiones

Si quieres gran potencia y suficiente movilidad, la opción actual puede ser un ultrabook. Los precios de estos dispositivos se están moderando cada vez más, aunque si quieres estar “a la última” y tener un diseño “chulo” hay que pasar por caja.

Si lo que quieres es potencia suficiente y gran movilidad, la opción sería un tablet convertible. Si necesitas utilizar aplicaciones clásicas de Windows, la tablet deberá tener un sistema operativo Windows 8 Pro y por tanto la tableta deberá montar arquitectura Intel.

Si lo que quieres es movilidad máxima y sólo necesitas leer el correo, navegar por Internet, y tu herramienta de trabajo es Office la solución es una tablet con Windows 8 RT (sí, Windows 8 RT tiene Office gratis incluido). Si no necesitas Office porque tu suite, por ejemplo, es Google Docs, con una tablet cualquiera podrás obtener gran movilidad y mucha autonomía.